34 años desde “El Día Que Todo Cambio”

Hoy hace 34 años que tengo diabetes,

hoy hace 34 años que mi vida cambio,


que en ella se instalaron
las jeringas, la insulina, rotar los pinchazos, las tiras en sangre y en orina para la glucosa y la acetona, las analíticas, la hemoglobina, las plumas, el glucagón, los glucómetros, los horarios obligatorios de comida, las hipoglucemias y las hiperglucemias, tener azúcar siempre cerca o zumos por si acaso, no poder salir de casa sin llevar algo de comida, revisar una y otra vez la mochila en los viajes, el pesar la comida, las bombas de insulina, el factor de sensibilidad, los bolos, la basal, el calcular hidratos, el hacer cálculos matemáticos, el prescindir de comer ciertos alimentos, comer en base a un número, el tener presente lo que se va hacer a muy corto plazo, los sensores, los lectores de sensores, la MCG, las apps especiales, los smartwatch, las redes sociales específicas,……….


y lo peor, ese cambio de rutina, esos horarios que si haces cambios sin contar con ella lo pagas y lo pagas bien, ahora y puede que después más. Donde la diabetes se ha convertido en esa mochila que siempre está contigo y que cada día pesa más.


Ya son 34 años, nunca quise recordar este día, pero hasta para esto fue c——, hoy era el cumpleaños de mi padre, y por si se me olvidaba, el de un buen amigo también.


Pero creo que de momento la tengo controlada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *