¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad prolongada (crónica) en la cual el cuerpo no puede regular la cantidad de azúcar en la sangre.

Causas de la diabetes

La insulina, que es una hormona producida por el páncreas, sirve para controlar el azúcar en la sangre. La diabetes puede ser causada por una pobre producción de insulina por parte de este órgano, es decir, que produce muy poca cantidad. También puede producirse por que nuestro cuerpo ha adquirido una mayor resistencia a la insulina, lo que hace que no se asimile y no actué esta hormona (la insulina) para tener un buen control del azúcar que corre por nuestra sangre. Por último puede suceder que sea una conjunción de ambos casos, poca producción y más resistencia.

Para entender correctamente la diabetes, es muy importante entender el proceso por medio del cual el alimento se transforma en energía dentro de nuestro cuerpo. Cuando se come un alimento (sólido o líquido), y nuestro cuerpo absorbe todos los nutrientes, el azúcar (que es la glucosa) pasa a incorporarse a la sangre. Estas moléculas de glucosa es la fuente de energía para nuestro cuerpo. Para convertir esa glucosa (el azúcar) en la energía, necesitamos que la insulina (que produce un órgano llamado páncreas)  contacte con las moléculas de glucosa y ayude a transportarlas desde el torrente sanguíneo hasta los músculos, la grasa y otras células, donde se utilizará como fuente de energía o simplemente se almacenará.

El problema de la diabetes se da cuando los niveles de azúcar en sangre son más altos de lo normal, esto es debido a que nuestro cuerpo no ha llevado bien el azúcar desde la sangre hasta los diferentes órganos, y esto ha sido por problemas en el páncreas, que no ha producido suficiente insulina, porque las células no responden de manera normal a la insulina (se han hecho resistentes a ella), o peor aún, por ambas razones anteriores.

 

Tipos de diabetes

Normalmente se habla de que existen dos tipos principales de diabetes, aunque con el paso de los años y la investigación se han detectados alguna clasificación a mayores. Tenemos que tener en cuenta que las causas y el riesgo con un tipo de diabetes u otro son bastante diferentes:

La diabetes tipo 1

Puede aparecer en cualquier época de la vida, a cualquier edad, pero es mucho más frecuente en niños, adolescentes o adultos jóvenes. En este tipo de diabetes, el cuerpo no produce insulina o produce muy poca y es insuficiente. Esto se produce porque nuestro páncreas, que recordemos que es el que produce la insulina, dejan de hacer su trabajo y no produce insulina. Para contrarrestar este problema será necesrio que la insulina se administre mediante inyecciones diarias, una o más veces al día, dependiendo de la vida y alimentación de cada persona. Las causas exactas de la incapacidad del páncreas para producir suficiente insulina aún se desconoce.

La diabetes tipo 2, la más común

Suele aparecer a edad adulta o avanzada, muchas veces debido a obesidad y sedentarismo entre otras causas. En la actualidad se está diagnosticando esta enfermedad a niños y adolescentes, más que en épocas anteriores. Un gran problema es que muchas personas con diabetes tipo 2 no saben que padecen esta enfermedad. Se produce la diabetes tipo 2 porque nuestro cuerpo se hace resistente a la insulina y esta no es lo suficiente efectiva como  debería. Aunque la obesidad es una de las razones para poder tener diabetes tipo 2, también hay que pensar que no siempre es así y también puede sucederle a personas sin sobrepeso, no os descuidéis. El tratamiento para la diabetes tipo 2 suele ser la administración de pastillas que refuerzan el efecto de la insulina, aunque muchas personas de tipo 2, con los años, suelen terminar en medicación con inyecciones de insulina diarias también.

Como hemos comentado más arriba, también se hay otros tipos de diabetes menos comunes, que suelen clasificar a personas que no son un tipo 1 ni 2 de forma clara.

La diabetes gestacional

Este es un tipo de diabetes, donde los niveles altos de azúcar en la sangre se presenta en cualquier momento durante el embarazo en una mujer que no tenía diabetes antes. En muchos casos, un tiempo después de pasar el embarazo desaparecen los niveles altos de azúcar. Se produce porque las hormonas del embarazo pueden llegar a bloquear el efecto de nuestra insulina y por ello los niveles de azúcar en sangre de una embarazada pueden incrementarse.

Puede tener más riesgo de padecer diabetes gestacional si:

  • Incrementó de peso durante su embarazo excesivamente
  • El bebé pesó más de 4 kg o que tuvo una anomalía congénita
  • Ha tenido un aborto espontáneo de manera inexplicable
  • Presenta síndrome de ovario poliquístico
  • Tenía obesidad antes del embarazo
  • Tiene antecedentes familiares de diabetes
  • Tiene demasiado líquido amniótico
  • Tiene hipertensión arterial
  • Tiene más de 25 años al quedar embarazada

 

Ten mucha atención con la diabetes

Ojo con la diabetes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *